jueves, 27 de octubre de 2011

Arte Romano: Loba Capitolina

Luperca es el nombre de la loba que según la mitología amamantó a Rómulo y Remo cuando estos fueron mandados a matar por el rey Amulio. Actualmente la estatua dedicada a ella, llamada "la loba capitolina" (lupa capitolina en italiano), se conserva en el museo del Capitolio romano (Museos Capitolinos). Se trata de una figura en bronce, de 75 centímetros de altura y 114 de anchura. Según la tradición, se trataría de una escultura etrusca, aunque recientemente se ha puesto en duda esta datación, demostrándose finalmente que ésta data de la Edad Media.

No se puede saber con exactitud el autor de la obra, pero se le atribuye a Vulca de Veii (la escultura Etrusca es prácticamente anónima, sólo se conoce el nombre de Vulca, un escultor muy importante que trabajó sobretodo en Veyes).
Al principio esta escultura se creía original de Roma, pero las pruebas han detectado que es anterior, por lo que su origen es un tanto ambiguo.
La escultura originalmente estaba constituida únicamente por la loba, que era un animal muy venerado por los etruscos y por eso debió haber una escultura similar a esta, sin los niños, Rómulo y Remo, que se unieron después por los escultores Ogulnios, quienes los añadieron para convertir a la loba en el símbolo de la creación de la nueva Roma. La escultura tiene un gran detallismo dado el periodo en el que está trabajada, y sobre todo mucha naturalidad, sobre todo en la expresión de la loba. La técnica usada era a la cera perdida, lo que supone una gran perfección dado los moldes de cera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada